Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
29 octubre 2020 4 29 /10 /octubre /2020 12:23

 

Descargar la revista en el enlace:
https://bit.ly/3jwQeCk
 
Revista Descolonialidad del Poder y Autogobierno Social

Presentación

La Red Descolonialidad del Poder y Autogobierno Social, presenta la tercera edición de su revista, la cual está organizada en torno de tres bloques temáticos. El primero referido al “Caos en la Modernidad Colonialidad” ya que no se trata de una crisis más sino de carácter sistémico. Se aborda, a partir del análisis de la pandemia global desde la importante experiencia y enfoque de activistas críticos en China, como el Colectivo Chuang, con su análisis de “China: Guerra de Clases Microbiológica” que aportan una mirada innovadora donde se fusiona lo epidemiológico e histórico con las contradicciones sociales y políticas en dicho país.
Ante ese panorama de caos sistémico, es importante el diálogo y continuidad del debate de perspectivas sobre la Colonial Modernidad, a través de la “Segunda Carta a Aníbal Quijano” de Catherine Walsh. Así mismo, las alternativas y propuestas expuestas en “Gritos de la Amazonía por la Vida” documento emanado de la Asamblea Mundial por la Amazonía, que articula a más de 3000 participantes de una amplia diversidad de movimientos y organizaciones indígenas y sociales de la cuenca amazónica.


El segundo bloque aborda las tensiones entre “Pandemia, Racismo y Estado- centrismo” a través de cuatro artículos, empezando por las cuestiones epistémicas sobre racismo, eurocentrismo y estado-centrismo contenidas en “Coronavirus: la libertad, la economía, la vida” de Walter Mignolo, y en el “¡Ya basta! no puedo respirar! de Carlos W. Porto Goncalvez.


Los enfoques y dimensiones anteriores son aplicados a los procesos en Perú y Brasil, en las reflexiones de Nury García sobre “Lo comunitario, algunas preguntas sobre su descolonialidad” y de Dion Monteiro en “Brasil y la crisis del bolsonarismo en un tiempo de pandemia”.


El tercer bloque sobre “Vida, Autocuidado y Autogobierno” participa del intenso debate global sobre las perspectivas de acción para afrontar los “monstruos” desplegados bajo el caos sistémico de la Colonial Modernidad, a través de “Pandemia, Pachacuti global y autoridad pública social” de Carolina Ortiz; que se complementa y enriquece con la visión de la Nación Añu en el “El enemigo más peligroso: Yolujá y Yonnaja” de José Angel Quintero.


Si el mercado estrangula y el Estado abandona, proceso estructural, pero muy agudo bajo la pandemia, emerge el autocuidado comunitario que requiere del autogobierno social.


En ese marco es ejemplar la autorganización y autogobierno urbano analizado en el texto de Simone Rego “Favelas: Solidaridad y Autogobierno en medio a la epidemia”.
Por ello, cierra esta edición, la exploración al respecto de “Autogobiernos, Estados y Partidos” de Roberto Espinoza; lo cual, siendo cuestiones de permanente actualidad, lo son aún más bajo la pandemia, y tienen raíces históricas en procesos sociales emblemáticos como los de la CUAVES (Comunidad Urbana Autogestionaria de Villa El Salvador) en Perú y se presentan las conexiones entre dichos procesos, en extractos de reflexiones al respecto, como las de Aníbal Quijano Obregón. 
 
Descargar la revista en: https://bit.ly/3jwQeCk
 
Índice de la revista
– Presentación
1. Caos en la modernidad colonialidad
– Contagio Social: guerra de clases microbiológica en China, por Colectivo Chuang.
– (Des) Existir: Mi segunda carta a Aníbal Quijano, por Catherine Walsh (Ecuador). 
– Gritos de la Amazonía por la Vida, por Asamblea Mundial por la Amazonía.
2. Pandemia, racismo y estado-centrismo 
– Coronavirus: la libertad, la economía, la vida, por Walter Mignolo (Argentina). 
– ¡Ya basta! no puedo respirar!, por Carlos W. Porto Goncalvez (Brasil).
– Lo comunitario, algunas preguntas sobre su descolonialidad, por Nury García (Perú).
– Brasil y la crisis del bolsonarismo en un tiempo de pandemia, por Dion Monteiro (Brasil).
3. Vida, autocuidado y autogobierno
– Pandemia, Pachacuti global y autoridad pública social, por Carolina Ortiz (Perú).
– El enemigo más peligroso: Yolujá y Yonnaja, por José Quintero (Venezuela).
– Autogobiernos, Estados y Partidos, por Roberto Espinoza (Perú).
– Covid19, CUAVES y Aníbal Quijano. Extractos.
– Favelas: Solidaridad y autogobierno en medio a la epidemia, por Simone Rego.
 
enviado por servindi@servindi.org
https://www.servindi.org/actualidad-noticias/28/10/2020/descolonialidad-del-poder-y-autogobierno-social
 
tambièn editado en https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2020/10/29/revista-descolonialidad-del-poder-y-autogobierno-social/
redlatinasinfronteras.sur@gmail.com

 

 

Compartir este post

Repost0
27 octubre 2020 2 27 /10 /octubre /2020 19:46

 

ENLACES de Red Latina sin fronteras 27.10.2020
comunicaciones e información para la liberación

 

enred_sinfronteras@riseup.net

 

https://twitter.com/#!/RedLatinaSinFro

 

Galeria gráfica de Red Latina sin fronteras:
http://www.flickr.com/photos/15135029@N06

 

Ediciones anteriores:
https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2016/04/04/enlaces-recopilacion-ediciones-anteriores-desde-2014/


 
ENLACE A LA EDICIÒN COMPLETA 27 OCTUBRE:
https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2020/10/26/enlaces-de-red-latina-sin-fronteras-27-10-2020/

 

 

 

SUMARIO

 

Argentina: 
-Guernica lejos de Ginebra
-Salta: “No hay tierras” -ni verguenza-
-DDHH: Inicio de juicio por CCD El Infierno, Pozo de Banfield y Pozo de Quilmes
-Analfabetismo ambiental en la élite económica y la clase política
-Salta: El relato del horror/orden social
-En nueve meses 769.732 hectáreas perdidas por incendios intencionales
-Tucumàn: Dos Abigailes y una misma muerte
-El trigo transgènico que infecta las mesas
-¡Fuera FMI! Semana de Acción Global por la anulación de la deuda
-Pobreza 1974 – 2020: historia de una infamia
-BsAs: Temporales en Guernica
-El Coto y el dólar blue
-Son pobres 6.236.827 de niñas y niños de menos de 14 años
-Quino y los números
-Sueñan las nadies
-Empobrecidos del mundo, ¡Uníos!
-Texto de pandemia
-Doce de Octubre: la invisibilidad del genocidio indígena y el rol del Estado
-Luces que celebran el genocidio
-Empobrecidos del mundo, ¡Uníos!
-El alucinatorio político social
-Corrientes: Defender las tierras de la comunidad guaranì Yahavere
-BsAs: Guernica votò un Programa de lucha por Tierra y Vivienda
-Còrdoba: Donde desaparece la biodiversidad
-Grupo Sigman: poder y lucro a costa de la salud y el ambiente

 

Bolivia: 
-Conferencia Magistral de Rafael Bautista S: "El racismo como mito fundacional de la modernidad"
-Brechas y puentes de la Autonomía Indígena Guaranì
-Una lectura crítica más allá del polarizado escenario electoral

 

Brasil: 
-Indígenas Kayapó denuncian expropiación de tierras

 

Chile: 
-Liberar, un libro sobre la prisiòn polìtica de la revuelta popular
-La lucha sigue
-Ana Tijoux, una voz en la revuelta
-Desacato popular, una opción política para la coyuntura
-Declaraciòn de Comunidades Diaguitas
-El canto Mapuche de Violeta Parra
-$hile: Libertad inmediata para Mauricio Cheuque!

 

Colombia: 
-‘Soy Rosita, soy mujer, soy campesina, soy indígena’
-Cine: Una memoria indígena y rebelde
-La liberación de la Madre Tierra continua movilizada
-Masacre ininterrumpida

 

Guatemala
-El eterno abuso a los pueblos originarios_Libertad a periodista Anastasia Mejía Tiriquiz

 

Mèxico:
-Oaxaca: Derechos Agrarios de las Mujeres para la Defensa del Territorio
-Zapatistas: Saldremos a recorrer el mundo
-Sexta parte: Una montaña en alta mar
-Zapatistas: La mirada y la distancia a la puerta
-Hidalgo: Mafias tala-montes amenazan de muerte a defensora de bosques
-Defensa del patrimonio: de Sonora a Michoacán
-Mujeres rurales sostienen la alimentación y la tierra pero se limitan sus derechos
-Refuerzan represiòn creando la “policía minera” en plena “4T”
-Samir Flores defendió la vida comunitaria: Subcdte Galeano
-Chiapas: Entrevista a Juan Manuel Canales, médico de las comunidades zapatistas
-Oaxaca: Milpa comunal en tiempos de pandemia
-Oaxaca: Defensoras de los territorios manteniendo la esperanza

 

Panamà
-Condenan las sistemáticas violaciones de los derechos de los pueblos indígenas

 

Paraguay
-¿Qué pasó en Yby Ya’u?

 

Perù
-Lucha Indìgena -Octubre 2020

 

Uruguay
-La economía social y solidaria en diálogo con perspectivas feministas

 

Wallmapu
-La lucha radical por la autodeterminación y la defensa de la vida

 


OTRAS NOTAS:

 

-Convocatoria a la creaciòn de la Universidad del Buen Vivir

-Vandana Shiva: Bill Gates y su guerra contra la vida

-El “delito” de discurso: La nueva mordaza para silenciar debate

-Raùl Zibechi: con Sun Tzu en la mochila

-La colonizaciòn territorial de Abya Yala a travès del extractivismo

1492: El “encubrimiento” de Abya Yala

-Capitalismo financiero y la carrera por los recursos naturales

-La Construcción de la Memoria Histórica desde el Etnopsicoanálisis y el Psicodrama

-Video-ensayo: Víctimas del franquismo español y del terrorismo de Estado argentino

-INDIFEST XIII Festival Cine Indígena de Barcelona

-Mafalda, una niña política

-Principal causa de muerte entre niñas y adolescentes centroamericanas: la maternidad forzada

-Silvia Federici: Libro Reencantar el mundo. El feminismo y la política de los comunes

-Por Territorio y Buen Vivir: Hasta que el sol se apague

-Silvia Ribeiro: Premio Nobel a la guerra genética

-La cría intensiva de animales puede poner en jaque la medicina moderna

 

 

 

Chile_Ana Tijoux, una voz en la revuelta
https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2020/10/26/chile_ana-tijoux-una-voz-en-la-revuelta/

 

 

Anamaria Tijoux
https://www.youtube.com/channel/UCy1z1s81b0gKgSXer349L_g

 

Pa Que
https://youtu.be/X-my0mq2Wos

 

Antifa Dance
https://youtu.be/slJSeT-7oiM

 

Cacerolazo
https://youtu.be/V2596TA4dzY

 

 

Compartir este post

Repost0
2 octubre 2020 5 02 /10 /octubre /2020 11:31

 

¿…Y EL (LA) QUE NO VOTA EN ESTE PLEBISCITO?

 

por Guillermo Correa Camiroaga/Valparaíso.

 

Ir contra la marea del Apruebo, aunque sea a cabeza gacha, es algo muy mal visto en nuestro país y si no lo haces así eres considerado un bicho raro, un ultra, un violentista, un antidemocrático y un sinnúmero de otros epítetos que te definen finalmente como un “traidor” y alguien que le hace el juego a la derecha.

 

Ha sido difícil tomar la decisión de escribir esta crónica manifestando que no participaré del proceso constituyente en curso ni votaré en el Plebiscito del 25 de octubre, aun  cuando esto ya lo he planteado claramente en otras crónicas que he realizado anteriormente (“Espejismo Constituyente”, “¿Terminó el Carnaval de Máscaras Neoliberal?”; “Qué Aprueba el Apruebo”) , pero he sentido la necesidad de hacerlo en forma explícita ya que considero que es parte de una opción, de un acto político meditado, no de una posición emocional ni antojadiza, posición que nada tiene que ver con participar o no de los procesos electorales o “ciudadanos” en general, sino que simplemente es la opción política de no participar en este proceso creado desde las élites, con sus propias , meditadas y bien delimitadas reglas.

 

Quienes creen que mediante este mecanismo se cambiará el actual modelo de sociedad tienen todo el derecho a pensar así y participar en el Plebiscito acordado por la clase política institucional,  pero quienes tenemos una visión y opción distinta y consideramos este mecanismo como una inteligente maniobra política destinada a “encausar” la rebeldía popular en el camino institucional de este proceso constituyente, también tenemos el mismo derecho de no aceptar este proceso ni transitar por este estrecho torniquete donde nos convocan a pasar los poderosos de siempre.

 

Para muchos sectores la única posibilidad de participar en política es siendo un ciudadano que acude en forma disciplinada a participar en eventos electorales. El acto de no acudir a votar es considerado como una acción antidemocrática, una “herejía cívica”, siendo que también es un acto político, que expresa no aceptar lo que propone con límites y reglas bien precisas el actual proceso.

 

No solo el gobierno de Sebastián Piñera fue rotundamente cuestionado en la rebelión popular iniciada en octubre del año pasado, sino también toda la clase política institucional, que fue precisamente la que materializó desesperadamente el Acuerdo por la Paz  y la Nueva Constitución del 15 de noviembre del 2019, pero como nuestra memoria es tan frágil, se nos ha olvidado completamente todo esto y nadie quiere quedar fuera de la marea roja ganadora del  “apruebo convención constitucional”.

 

«Hoy es el tiempo de la unidad, de juntar nuestras fuerzas para propinarle una derrota estrepitosa a la derecha«,  esa es la idea fuerza con que refuerzan el argumento de la participación en este Plebiscito, pero es lícito preguntarse ¿de qué derecha estamos hablando?, ¿de aquella derecha tradicional que va desde los sectores liberales, moderados hasta  los sectores ultra conservadores y pinochetistas? ¿o de aquella derecha disfrazada de centro izquierda que desde la década del noventa en adelante asumió en la práctica concreta las políticas neoliberales, las políticas privatizadoras, e incluso las políticas represivas de la derecha política, perfeccionando y profundizando el modelo plasmado en la Constitución del 80.?

 

De esta forma, quienes no participaremos de un proceso constituyente tramposo y fraudulento, hecho a la medida de los poderosos , con la complicidad de la gran mayoría de la clase política institucional que firmó el Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución para frenar el ímpetu rebelde y tratar de proyectar otros treinta años de somnolencia, manipulada con las promesas de un cambio de modelo de sociedad, terminamos siendo considerados unos parias, aún cuando este cambio prometido mediante la propaganda y la publicidad no sea posible realizarlo dentro de las precisas y estrechas reglas que delimitan el proceso constituyente institucional en curso.

 

Las verdades a medias de la efectiva propaganda difundida a través de los más variados espacios comunicacionales, especialmente las redes sociales e incluyendo por cierto la franja electoral de la televisión abierta, han penetrado tan profundamente en el inconsciente colectivo que aun cuando se muestren otras “verdades” respecto a este proceso, refrendadas por la Ley 21.200 que regula este Plebiscito y Convención Constitucional, simplemente se leen y se ignoran, ya que no son funcionales a la opción ganadora que se ha decidido asumir.

 

Esta  “inmunidad plebiscitaria” tranquiliza el deber ciudadano y republicano de participar y votar lo que, como decía anteriormente, se reafirma mediante  la “publicidad engañosa” en curso, dejando en las penumbras o entre los bastidores de los avisos publicitarios las limitaciones y las  normas cuidadosamente escritas que regulan este proceso constituyente institucional.

 

Así, como si se tratara de una bebida de fantasía, nos dicen que construiremos un nuevo Chile de múltiples colores, como una amarga metáfora del arcoíris del Plebiscito del 88 y de la alegría que nunca llegó.

 

La propaganda del Plebiscito del 25 de octubre partió con la franja electoral mediante cadena nacional y los avisos publicitarios prometen un cambio radical de modelo económico, político, social y cultural en nuestro país, sin mencionar para nada las reglas impuestas desde el poder para este proceso, que en la práctica impedirán que dichas promesas se cumplan. Para resaltar tan solo una de ellas, podemos mencionar el altísimo quórum de los 2/3 para aprobar lo que se pretenda plasmar en la “nueva Constitución”. Este último tiempo, este factor de los 2/3 está apareciendo cada vez con más frecuencia en numerosos artículos, opiniones y comentarios, mostrándolo como una de las trampas o candados más notorios definidos en el Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución, pero se relativiza y se coloca tras bambalinas, como si se tratara de un detalle sin importancia.

 


Pero como nuestra idiosincrasia legalista y electoralista, junto con nuestra memoria corta, el mal menor y los triunfos morales, nos lleva a utilizar los argumentos más diversos para olvidarnos de un plumazo de la exigencia de una Asamblea Constituyente  soberana, junto con el rechazo rotundo a las instituciones neoliberales, al gobierno excluyente y represivo de Sebastián Piñera  y a la clase política institucional en general, demandas que se plantearon en las multitudinarias movilizaciones iniciadas en octubre, de la noche a la mañana, tal como se fraguó el Acuerdo por la Paz, se fue aceptando el camino fijado y delimitado con reglas precisas y claras por las mismas instituciones y la  clase política que se rechazaba, camino que ha sido trasformado con el arte  de la magia  publicitaria como un “gran triunfo de la rebelión popular”.

 

“Saltaremos todos los torniquetes Aprobando; será una Constitución creada entre todos; la alegría nunca llegó, pero ahora llenaremos de colores nuestro país; la salud digna y de calidad será un derecho; vamos a escribir entre todos la Constitución; construiremos como pueblo un país más justo; este nuevo Chile será escrito con nosotros; el Plebiscito es del pueblo; celebraremos una nueva Constitución nacida en democracia; despiertos y despiertas a escribir la Constitución que siempre soñamos; pondremos fin a las zonas de sacrificio; los adultos mayores tendrán las pensiones dignas que se merecen; garantizará dignidad y derechos sociales para todas y todos; el Apruebo es para que cambie todo en Chile; para que las semillas y el agua no sean de propiedad privada; construiremos un país que nos haga felices; es una oportunidad histórica de escribir juntos una Constitución en democracia donde todas las voces sean escuchadas, un Chile inclusivo, justo y solidario; etcétera, etcétera”, son algunas de las múltiples frases que se escuchan en la propaganda electoral.

 

Todas estas promesas no dejan de ser solo buenas intenciones, que este amañado proceso constituyente, con reglas hechas a la medida por las elites institucionales, no permitirán concretar, transformándose en una propaganda publicitaria, como si los derechos del pueblo fueran una bebida de fantasía más.

 

En forma disciplinada, en paz, en orden y tranquilidad, con un lápiz azul en la mano, mascarilla y alcohol gel, respetando en actitud republicana el estado de derecho, ejerceremos el acto democrático del voto.

 

La maraña electoral extiende sus redes más allá del Plebiscito, puesto que una serie de procesos electorales se agolpan a la vuelta de la esquina, como las elecciones municipales y de gobernadores e incluso ya han aparecido candidatxs presidenciales para todos los gustos.

 

El triunfo del Apruebo no será con reglas en donde hayan participado quienes se alzaron en rebeldía, sino con aquellas creadas y fijadas desde el poder institucional. De esta manera el sistema dominante logró introducir una potente cuña, en el transversal  y multifacético universo que formó parte del pueblo rebelde que desbordó las grandes alamedas de nuestro país y que permanece en un estado de pausa obligada por la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus. Tras bambalinas ha quedado, además del quórum de los 2/3, el hecho que la “participación de todas y todos” en la Convención Constitucional  para “escribir la nueva Constitución” será a través de 155 miembros elegidos con las  normas que rigen para la elección de diputados, con candidatas y candidatos inscritos en las listas de los Partidos Políticos institucionales, aún cuando los independientes pueden inscribir su propia lista adicional si son capaces de reunir y legalizar ante notario una cantidad determinada de firmas, pero las posibilidades de que puedan competir con éxito contra las listas de los partidos políticos es mínima, por otra parte tampoco “importa”, para quienes han aceptado participar en este proceso constituyente institucional, que los Tratados de Libre Comercio hayan sido excluidos y permanezcan intocables. Como un dato adicional, los Convencionales Constituyentes electos recibirán un sueldo de 50 UTM mensuales, es decir 2.518.600 pesos a la fecha actual, más las asignaciones que definan en el reglamento de funcionamiento de la Convención Constitucional, lo que no deja de ser un “estímulo” para competir por un cupo como miembro Convencional.

 

Los caminos de la rebeldía popular se ven complejos y será muy difícil recomponer esa potente unidad que irrumpió con fuerza en las calles de Chile proveniente desde los más variados sectores y territorios extraparlamentarios, totalmente alejados de los espacios institucionales que hoy se han retomado con una energía y emotividad que acepta sin cuestionarse la dulce zanahoria de la “nueva Constitución”, pero los poderosos han preparado y mejorado el garrote de la represión, el cual está listo para actuar si se apartan del camino institucional fijado o cuando la institucionalidad neoliberal lo estime conveniente.

 

Valparaíso 01 octubre 2020.

 

 

fuente: https://cctt.cl/2020/10/02/chile-sin-ilusionismo-yo-no-voto-me-organizo/

 

 

enlace relacionado
(video) Entrevista al profesor Gabriel Salazar
https://youtu.be/v0woJBw2JG8
https://www.youtube.com/watch?v=v0woJBw2JG8&feature=youtu.be

Compartir este post

Repost0
22 febrero 2020 6 22 /02 /febrero /2020 15:32

 

ENLACES de Red Latina sin fronteras 23.02.2020
comunicaciones e información para la liberación

https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2020/02/08/enlaces-de-red-latina-sin-fronteras-08-02-2020/


SUMARIO

Argentina:
-Salta: Comunidades originarias condenadas al etnocidio
-Pagar la deuda: hambre y veneno
-Salta Wichì: Exterminio por goteo 
-Salta: (audio) Mara Puntano denuncia el genocidio Wichì
-Salta Wichì: El Estado violador es un blanco opresor
-Salta: Comunidades piden médicos, agua potable, trabajo y educación intercultural
-Salta: Abel “Opus”Albino y los niños wichí
-Comunidades Wichì denuncian desmonte, saqueo y exclusiòn
-La infancia wichi o la pesadilla de Güemes, Belgrano y Castelli
-La gurisada en la Corte
-Pelota de trapo: Necesitamos tu ayuda
-La democracia de techo bajo
-Benetton, Andrade, el Estado: intereses creados alrededor de la causa de Santiago Maldonado
-Pago fácil. Crecimiento difícil

Chile: 
-Confirman inviabilidad de proyecto minero transfronterizo “Pascua Lama” de Barrick Gold
-Teatro en contingencia: Santiago a Mil
-Censura y clausura de cuentas: La guerra de Piñera escaló a las redes sociales
-El feminismo popular de Violeta Parra
-Los jóvenes, lejos de la farsa plebiscitaria y la tradición de la democracia representativa
-Lo plurinacional e intercultural en el marco de los desafíos constituyentes

Ecuador: 
-Parlamento Mujeres solidaridad con Argentina 19F

México: 
-La inteligencia indígena y el EZLN
-Chiapas: La policía reprimió evento informativo sobre los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa

Panamà: 
-Mujeres Emberà contra extractivismo de madera (Audio)

Perù: 
-Pueblo Awajún resiste a nuevo embate de minera Afrodita

Uruguay: 
-Institucionalizar el crimen de Estado
-Las plantaciones de soja-T en las zonas prohibidas continùan!
-Ocho poblaciones contra el tren de UPM 

NOTAS:

-Adhiere a Carta urgente por la libertad de Julian Assange

-Periodistas alzan la voz en defensa de Julian Assange

-Libertad para el fundador deWikileaks Julian Assange

-El odio contra Greta: Aquí, con nombres y apellidos, quienes lo financian

-Invitaciòn a tejer voces y sueños en defensa del agua y de los territorios en Abya Yala

-Agronegocios: Nuevo asalto corporativo a la alimentación

-Crisis civilizatoria y procesos constituyentes: Entrevista con Emiliano Teràn Mantovani

-Derechos de los pueblos indígenas: recurrente injusticia

-Escuelas fábrica: destruyendo a pueblos indìgenas

-El capitalismo es una mafia peligrosa disfrazada de legal

-Pestilencias

-Raúl Zibechi: América Latina retrocede al período colonial

-Nación Mapuche_Comunidad Juan Currín: «Hemos tomado la decisión de autoconstruir desde la autogestión»


Otros puntos de encuentro:

https://twitter.com/#!/RedLatinaSinFro

https://www.facebook.com/enred.sinfronteras.5

Ediciones anteriores:
https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2016/04/04/enlaces-recopilacion-ediciones-anteriores-desde-2014/

Galeria gráfica de Red Latina sin fronteras:
 http://www.flickr.com/photos/15135029@N06/

contacto:
redlatinasinfronteras.sur@gmail.com

 

Compartir este post

Repost0
22 enero 2020 3 22 /01 /enero /2020 23:13

Brasil: film BACURAU (2019)

empresas extractivistas, agua, polìticos corruptos, sicarios gringos, comunidades que resisten  el exterminio a su manera...

ver online:

https://cuevana3.io/25450/bacurau

Compartir este post

Repost0
20 enero 2020 1 20 /01 /enero /2020 15:27

Compartir este post

Repost0
20 enero 2020 1 20 /01 /enero /2020 15:23

Compartir este post

Repost0
20 enero 2020 1 20 /01 /enero /2020 15:16

Compartir este post

Repost0
20 enero 2020 1 20 /01 /enero /2020 15:12

Compartir este post

Repost0
9 diciembre 2019 1 09 /12 /diciembre /2019 09:14

 

Chile: 50 dìas en la calle, resistiendo pese a militares, carabineros y partidos polìticos

 

La revuelta chilena ha sido atacada por los carabineros y cercada mediática y políticamente por los partidos políticos. Sin embargo, no pierde su fuerza y se amplía con la masiva participación de mujeres jóvenes y, progresivamente, de los pueblos originarios

 

Raúl Zibechi 
Brecha 6 diciembre, 2019

 

 “Volvimos a ser pueblo”: un sencillo cartel pintado sobre papel, colocado por una comunidad de vecinos sobre la avenida Grecia, es un grito de protesta contra el neoliberalismo que convirtió a las gentes en apenas consumidoras. Pero también conforma todo un programa político y una ética de vida, en apenas cuatro palabras.

 

No muy lejos de allí, la céntrica Plaza de la Dignidad, nombre con el que la revuelta chilena ha rebautizado a la Plaza Italia, parece zona de guerra. Los comercios están cerrados en varias cuadras a la  en varias cuadras a la redonda, engalanados con pintadas multicolores que denuncian la represión e incitan a la revuelta contra las más diversas opresiones. Los y las jóvenes no la quieren abandonar. Sostienen que el día que la protesta abandone la calle estará todo perdido. Una lógica implacable, pero difícil de sostener después de 50 días de movilizaciones.

 

La mayoría de las pintadas en muros de los alrededores, y en muros de todo Chile, cientos de miles, denuncian la violencia de Carabineros. “Nos violan y nos matan”, “No más abuso”, “Pacos asesinos”, “Paco culiao”, y así indefinidamente. Sobre una lágrima de sangre que resbala por una pared se puede leer: “Vivir en Chile cuesta un ojo de la cara”

 

Los medios de la derecha destacan que los muros “rayados”, que se pueden ver hasta en los más remotos rincones de la ciudad, ensucian Santiago. Como suele suceder, conceden mayor importancia a las pérdidas materiales que a los ojos de los 230 manifestantes cegados por los balines de los carabineros y que a las vidas de las casi tres decenas de asesinados por las fuerzas represivas desde mediados de octubre.

 

Además de los dedicados a Carabineros, abundan también los muros feministas, donde se ataca frontalmente la violencia machista y el patriarcado. Pintadas en tonos violetas y lilas que se entremezclan con las jaculatorias contra la represión. Pero la palma a la creatividad en las protestas se la lleva la performance “Un violador en tu camino”, creada por Las Tesis, un colectivo interdisciplinario de mujeres de Valparaíso. Ha sido reproducida millones de veces en las redes y replicada en casi todas las capitales latinoamericanas y europeas.

 

Incluso los medios del sistema (desde Radiotelevisión Española y CNN hasta el argentino Clarín) debieron dar cuenta de esa intervención callejera, una denuncia a ritmo de rap que pone en la mira tanto al gobierno como a los jueces y la policía. El seguimiento masivo que ha despertado muestra tanto la indignación mundial con la salvaje represión en Chile como la creciente influencia del feminismo en las protestas, con voces y estilos propios.

 

Las estatuas son un tema aparte. Se dice que son más de treinta las figuras de militares y conquistadores que fueron grafiteadas, desde Arica, en la frontera con Perú, hasta el sur mapuche. En la Plaza de la Dignidad, la figura ecuestre del general Baquedano ha sido pintada y tapada parcialmente. La historiografía de arriba lo considera un héroe de la guerra del Pacífico contra Perú y Bolivia, cuando el país vecino perdió su salida al mar.

 

En Arica, los manifestantes destruyeron una escultura en piedra de Cristóbal Colón, que llevaba más de un siglo en el lugar. En La Serena, rodó la estatua del colonizador y militar Francisco de Aguirre y en su lugar los vecinos colocaron la escultura de una mujer diaguita. En Temuco removieron el busto de Pedro de Valdivia y su cabeza fue colgada en la mano del guerrero mapuche Caupolicán.

 

Pedro de Valdivia está en la mira de los manifestantes. El militar, que acompañó a Francisco Pizarro en la guerra de conquista y exterminio en Perú, fundó, con el mismo método, algunas de las principales ciudades de Chile, desde Santiago y La Serena hasta Concepción y Valdivia. Es una de las figuras más odiadas por la población. Su estatua estuvo a punto de ser derribada en la céntrica Plaza de Armas.

 

Pero el hecho más simbólico sucedió en Concepción, 500 quilómetros al sur de Santiago. Cientos de jóvenes se concentraron en la Plaza de la Independencia, donde derribaron su estatua el mismo día, 14 de noviembre, que se conmemoraba el primer aniversario del homicidio de Camilo Catrillanca, comunero mapuche muerto a manos de Carabineros. El crimen suscitó una amplia reacción popular en 30 ciudades del país. En algunos barrios de Santiago hubo cortes de calles y caceroleos durante más de 15 días. Un año después, la mapuche es la bandera más ondeada en las protestas chilenas.

 

Trawün mapuche en Santiago

 

El último sábado de noviembre, la Coordinación de Naciones Originarias, nacida durante el estallido, convocó a un trawün (encuentro, en mapudungun), en el centro ceremonial de Lo Prado, en la periferia de la ciudad. Acudieron mapuches de diversos barrios de Santiago (Puente Alto, Ñuñoa, Pintana, entre otros), donde ya han realizado varios trawün locales. El encuentro se inicia con una ceremonia dirigida por tres longkos (autoridades comunitarias), seguida con cánticos y rezos de unas sesenta personas bajo un sol vertical. Luego de que la Pachamama les concediera permiso, se iniciaron las discusiones en dos grupos para abordar cómo deben posicionarse en los debates sobre una reforma de la Constitución.

 

Las mujeres, engalanadas con trajes tradicionales, participaron tanto o más que los varones, ataviados con vinchas azules. Rápidamente se constataron dos posiciones. Una proponía participar en las elecciones para la Convención Constituyente a celebrarse en abril . Como los partidos que firmaron el pacto denegaron la posibilidad de que los pueblos originarios tengan un distrito electoral especial, el debate se trasladó para discutir los caminos a seguir. Esta posición ha venido creciendo desde el estallido, aunque nació hace casi dos décadas, y recibe el nombre de “plurinacionalidad”. Ya que los mapuches no quieren ser elegidos en los partidos existentes, algunos participantes (varias de ellas mujeres) propusieron la formación de un partido electoral mapuche. Esta corriente de pensamiento tiene mayor arraigo en las ciudades, particularmente en Santiago, donde viven cientos de miles de mapuches. Su núcleo está en las y los universitarios que emigraron del sur y hoy están establecidos en la ciudad. Emite un discurso coherente y potente, y argumenta que hay poco tiempo para tomar este camino, ya que la convocatoria para elegir constituyentes se concreta en abril.

 

La otra corriente defiende la autodeterminación y la autonomía, posiciones tradicionales de las comunidades mapuches del sur, las más afectadas por la represión del Estado chileno, por la militarización de sus territorios y por el despojo a manos de las empresas forestales. Esas son también las comunidades que encabezan la recuperación de tierras y las que mantienen viva la llama de la nación y la identidad tradicional mapuche. Durante el trawün, una mujer de mediana edad recordaba que “ya tenemos nuestro propio gobierno y nuestro parlamento, no necesitamos de los políticos”. Y un joven vehemente se preguntaba: “¿Realmente queremos tener un escaño dentro de la política winka [blanca]?”

 

Asambleas, barrios y clases

 

El colectivo Caracol, que trabaja en educación popular en los espacios y territorios de las periferias, sostiene en sus análisis semanales que el “acuerdo de paz” firmado a las tres de la madrugada del 24 de noviembre por todo el arco político –menos el Partido Comunista– le otorgó “una sobrevida” al gobierno de Piñera (colectivo Caracol, 25-XI-19).

 

El propio nombre del pacto delata a sus inspiradores. Si se trata de paz, dice Caracol, es porque hubo una guerra, que es lo que viene diciendo Piñera desde el primer día del estallido. La convocatoria a una convención constituyente acordada en contra de una asamblea constituyente como la que defienden los movimientos impone varios filtros.

 

“Esta Convención no estará compuesta por ciudadanos ni representantes de los movimientos sociales y populares, sino por quienes designen los partidos políticos existentes”, estima Caracol. Agravio al que deben sumarse los dos tercios requeridos para que se apruebe cualquier propuesta, lo que supone un veto mayor para las propuestas de la calle. “Han demostrado que los cabildos abiertos que se han desarrollado por todo Chile no les interesan, porque no les interesa la deliberación popular”, sigue el colectivo Caracol.

 

Daniel Fauré, fundador de la organización, analizó en diálogo con Brecha que la decisión del gobierno de convocar a una constituyente se tomó cuando contempló la confluencia entre la protesta callejera y el paro nacional, la unidad de acción entre trabajadores sindicalizados, pobladores y jóvenes rebeldes. “Es el boicot a las asambleas territoriales, cabildos abiertos y trawün”, señaló.

 

Llegados a este punto, debemos recordar que la dictadura de 17 años de Augusto Pinochet se abocó a una profunda reconstrucción urbana con fines políticos. Cuando Salvador Allende llegó al gobierno, en noviembre de 1970, casi la mitad de la ciudad de Santiago estaba conformada por “campamentos”, espacios tomados y autoconstruidos por los sectores populares, que de ese modo se configuraron como sujeto político, bajo el nombre de “pobladores”, y fueron centrales en el proceso de cambios cegado por la dictadura.

 

En la actualidad, y según un mapeo de Caracol, existen en Santiago unas 110 asambleas territoriales, organizadas en dos grandes coordinaciones: la Asamblea de Asambleas Populares y Autoconvocadas, en la zona periférica, y la Coordinadora Metropolitana de Asambleas Territoriales, en la zona central.

 

Estas asambleas contrastan, y a veces compiten, con las más institucionalizadas juntas de vecinos. Aunque hubo un trabajo territorial previo importante, la mayoría de estas organizaciones se formó durante el estallido. Realizan actividades culturales recreativas, organizan debates entre vecinos, ollas comunes, asisten a los heridos y detenidos en las marchas y promueven caceroleos contra la represión. Muchos de sus integrantes participan en las infaltables barricadas nocturnas.

 

Pero al igual que en los tiempos del dictador, tampoco el Chile pospinochetista puede aceptar el activismo de los pobladores. Su clase dominante chilena no puede concebir que los “rotos” salgan de sus barrios, que hablen y ocupen espacios. Un relato de Caracol sobre un enfrentamiento ocurrido a fines de noviembre, cuando un grupo de pobladores fue a manifestarse a un shopping del sector más exclusivo de Santiago, lo dice todo: “Bastó que un grupo de personas de la clase popular se aparecieran en el patio de su templo del consumo en La Dehesa para que la clase alta saltara despavorida llamándolos a ‘volver a sus poblaciones de mierda, rotos conchadesumadre’” (colectivo Caracol, 25-XI-19).

 

Si es cierto que la revuelta de octubre de 2019 cierra el ciclo iniciado el 11 de setiembre de 1973 con el golpe de Estado de Pinochet, también debe ser cierto que se abre un nuevo ciclo, del que aún no sabemos sus características principales. Por lo que se puede ver en las calles de Santiago, este ciclo tendrá dos protagonistas centrales: el Estado policial –brazo armado de las clases dominantes– y los sectores populares, afincados en sus poblaciones y en el Wall Mapu o territorio mapuche. El pulso entre ambos configurará el futuro de Chile.


 

Compartir este post

Repost0