Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
27 enero 2021 3 27 /01 /enero /2021 11:43

 

 

“Voy a seguir luchando hasta mi muerte, debajo de la tierra voy a seguir gritando…”

 

Bolivia: Entrevista a Felipe Quispe, el último Mallku

Por Lobo Suelto
 
«Nosotros nos consideramos seguidores y continuadores de Tupaj Katari».
5__Whipala
 
 
____Bolivia_Mallku_Felipe_Quispe__
Compartir este post
Repost0
8 junio 2020 1 08 /06 /junio /2020 16:21

___SirioLopez_EcoSocialismo

Una visión ecomunitarista desde América Latina: Entrevista a Sirio López Velasco
https://publicar.argentina.indymedia.org/?p=4034

LINKS PARA BAJAR ALGUNAS PUBLICACIONES

LIBROS
López Velasco, Sirio. (2017) Ideas y experiencias de la democracia. Una mirada ecomunitarista, Ed. Fi, Porto Alegre, disponible gratuitamente en https://www.editorafi.org/180sirio
————— (2017) Contribuição à Teoria da Democracia: uma perspectiva ecomunitarista, Ed. Fi, Porto Alegre, disponível gratuitamente em https://www.editorafi.org/196sirio
————— (2018) Filosofia da educação. a relação educador-educando e outras questões na perspectiva da educação ambiental ecomunitarista, Ed. Phillos, Goiânia (GO) ISBN 978852962-00-7, 122 pp., disponível gratuitamente https://www.editoraphillos.com/siriolopesvelasco
————- (2019) Cuestiones de filosofía de la educación: diálogo con Vaz Ferreira y otros autores, y otras cuestiones pedagógicas en óptica ecomunitarista.Ed. Phillos, Goiânia, ISBN 978-85-52962-61-9 , 165 pp., disponível gratuitamente em https://www.editoraphillos.com/sirio-lopez-velasco2
———— (2019) Las Máscaras y Un amor de 1492, Ed. Phillos, Goiânia, ISBN: 978-65-5071-012-5, 219 p., disponível gratuitamente en https://www.editoraphillos.com/las-mascaras-y-un-amor-de-1492
CAPÍTULOS DE LIBROS
Sirio Lopez Velasco, (2017) Ética, ecomunitarismo y la antropología de la pedagogía del oprimido en el siglo xxi. In Problemas do pensamento filosófico na América Latina, CAP IV Willames Frank, Alberto Vivar Flores (Orgs.), Ed. Phillos, Goiânia.
ENSAYOS
Sirio López Velasco, (2019) La tarea de Sísifo. Ensayo sobre las dificultades para superar el capitalismo, in América Latina en Movimiento, Quito, 49 pp. In https://www.alainet.org/es/articulo/203835
ARTÍCULOS
Sirio Lopez Velasco, (2017) La democracia directa y la democracia participativa hoy: de suiza a la a. latina del socialismo del siglo XXI , in Revista Alamedas, Ed. UNIOESTE (Toledo, PR), vol.5, nº 2, p. 187-200, in http://e-revista.unioeste.br/index.php/alamedas/issue/view/954/showToc, e-ISSN 1981-0253
————- (2018) Nova democracia e formação humana: a proposta da educação ambiental ecomunitarista, in Filosofazer, vol. 50, n° 28, Ed. IFIBE, Passo Fundo, pp. 43-56, ISSN 1413-4675, in www.ifibe.edu.br.
————- (2018) Notas sobre la estética ecomunitarista (desde A. Latina)”, in Dialectus, Ed. UFCE, ano 5, nº 13, agosto-dezembro, p. 143-154, in http://www.periodicos.ufc.br/dialectus/issue/view/757
Nota
1. Sirio López Velasco, uruguayo-brasileño-español, nació en Rivera (Uruguay), en 1951. Casado, dos hijos. Militó en el MLN-Tupamaros, actuando en Uruguay, Chile y Cuba. Exiliado político en Bélgica, en 1985 se doctoró en Filosofía en la Université Catholique de Louvain (Bélgica), en la que también recibió el diploma de «Licencié» en Lingüística y fue co-fundador y coordinador del Seminario de Filosofía Latinoamericana entre 1983 y 1985 (primer Seminario de doctorado creado por alumn@s en esa Universidad fundada en 1425); en 2002 y 2009 realizó Posdoctorado en Filosofía en el Instituto de Filosofía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC, Madrid, España), la primera vez con beca del Ministerio de Educación de Brasil. Electo en 1988 Vice-Presidente de la International Association of Young Philosophers (IAYP) en el XVIII Congreso Mundial de Filosofía, realizado en Brighton, Inglaterra, ocupó el cargo hasta el siguiente Congreso Mundial, en 1993. Fue contratado como investigador por la Universidad de Mainz (Alemania) en el período 1989 – 1992 para la realización del Atlas Lingüístico Diatópico y Diastrático del Uruguay (coordinado por Harald Thun y Adolfo Elizaincín).
Fue profesor en las Universidades PUCRS y UNISINOS (de Porto Alegre, Brasil), y desde 1989 hasta 2019 (cuando se jubiló) fue profesor Titular de Filosofía en la Universidad Federal de Río Grande (FURG, en Rio Grande, Brasil); allí trabajó de 1994 a 2016 en el Programa de Posgrado en Educación Ambiental, habiendo ayudado a crear la Maestría y luego el Doctorado en Educación Ambiental (los primeros y únicos hasta hoy en el área, en Brasil, reconocidos por el Ministerio de Educación); fue el primer coordinador de dicha Maestría entre 1994 y 1996. Fue miembro del Comité Científico Internacional del 1 y del 3 Congreso Mundial de Educación Ambiental (realizados, respectivamente, en Portugal en el 2002 y en Italia en el 2005). Fue miembro de la delegación oficial brasileña, en el área de educación, a la “Rio +20” (Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible), realizada en Rio de Janeiro en junio de 2012.
Es miembro de dos Grupos de Trabajo de la Associação Nacional de Pesquisa e Pós-Graduação em Filosofia (ANPOF, Brasil. Fue Secretario en Rio Grande de la Sociedade Brasileira para o Progresso da Ciência (SBPC).
Además de varios capítulos de libros y artículos impresos o electrónicos que vieron la luz en Brasil, América Latina, Europa y EEUU, entre sus publicaciones se destacan los siguientes libros: «Reflexões sobre a Filosofia da Libertação» (1991), «Ética de la Producción» (1994), «Ética de la Liberación» Vol. I [«Oiko-nomia»] (1996), » Ética de la Liberación» Vol. II [Erótica, Pedagogía, Individuología] (1997), «Ética de la Liberación» Vol. III [Política socioambiental ecomunitarista] (2000), «Fundamentos lógico-lingüísticos da ética argumentativa» (2003), «Ética para o século XXI. Rumo ao ecomunitarismo» (2003), “Ética para mis hijos y no-iniciados” (2003), “Alias Roberto – Diario ideológico de una generación” (2007), “Introdução à educação ambiental ecomunitarista” (2008), “Ecomunitarismo, socialismo del siglo XXI e interculturalidad” (2009), “Ética ecomunitarista” (2009), “Ucronía” (2009), “El socialismo del siglo XXI en perspectiva ecomunitarista a la luz del socialismo real del siglo XX” (2010), “Ideias para o socialismo do século XXI com visão marxiana-ecomunitarista” (2012), “La TV para el socialismo del siglo XXI: ideas ecomunitaristas” (2013), “Confieso que sigo soñando” (2014,. co-autor con su esposa, María J. Israel Semino), “Elementos de Filosofia da Ciência” (2014), «Ideas y experiencias de la democracia: una mirada ecomunitarista» (2017).
Orientó varias tesis de posgrado, en Filosofia y en Educación Ambiental, y dio conferencias en congresos internacionales realizados en A. Latina y en Europa.
E-mail para contacto: lopesirio@hotmail.com

 

_____Mariel Cisneros López
Entrevista de Mariel Cisneros López
Ph.D Analista Cognitiva.
Dra en Difusión de Conocimiento, UFBA, Brasil.
Máster en Educación Artística OEI- MEC -CAEU.
Artista Visual y Antropóloga por la UDELAR, Uruguay.
Docente y Gestora Académica en I.ENBA – UDELAR.
Desarrolla investigaciones interdisciplinares y actúa en las áreas de Arte y Antropología.

___IberoAmericaSocial__2020

 
Iberoamérica Social: Revista-red de estudios sociales.
ISSN: 2341-0485.
Editada por la Asociación Reconocer.
C/Morgado 3, C.P: 41003.
Sevilla, España. NIF: G91981860.

tambièn editado y en difusiòn desde  https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2020/06/08/sirio-lopez-velasco-una-vision-ecomunitarista-desde-america-latina/

Compartir este post
Repost0
3 febrero 2019 7 03 /02 /febrero /2019 10:29

 

Venezuela: Golpe de Estado y capital financiero
Los buitres y el reparto del botín

Simón Andrés Zúñiga
CLAE / Rebelión
02-02-2019

 

No se debe reducir el análisis del caso venezolano y el actual encono intervencionista del imperialismo estadounidense y europeo a la necesidad geoestratégica de controlar los yacimientos petrolíferos. La batalla que se libra actualmente en Venezuela es también una confrontación geopolítica de carácter mundial.


Apenas dos días después del golpe del 23 de enero, una de las más conocidas agencias calificadoras de riesgo país, Standard & Poor, ha publicado en un informe las posibles medidas económicas que tomará el autoproclamado “presidente interino” Juan Guaidó (1).
Como se esperaba, después de este golpe de Estado (en proceso), unas de las primeras medidas es la modificación de la Ley de Hidrocarburos, para que permita un mayor control extranjero del sector petrolero.

 

Al unísono, el economista venezolano Francisco Rodríguez, recomienda, a través de su red social, qué debe hacer el “presidente provisional”, para tomar control de la empresa CITGO, propiedad del Estado venezolano. Rodríguez señala “El nuevo gobierno debe proceder a comunicarle a los tribunales norteamericanos el nombramiento de nuevos representantes legales para defender los intereses de la nación y proteger los activos del saqueo que con seguridad intentaran hacer los representantes de Nicolás Maduro”(2) .

 

Luego, antes de cerrar la semana, el ingeniero venezolano Ricardo Hausman, escribe en su cuenta Twitter: “President Guaidó has an economic plan to start the recovery of Venezuela (…)” (3). Es decir, Hausman anuncia que Guaidó cuenta con un plan económico para iniciar la recuperación de Venezuela. El profesor de Harvard, a principios del 2018 ya había adelantado el escenario que ahora se está ejecutando.

 

En ese momento, escribió un artículo donde justificaba una intervención militar y una operación de rescate (económico) por parte de Estados Unidos y algunos los países latinoamericanos (4). Es impresionante como un año antes, detalló parte del guión estadounidense que ahora están leyendo (e interpretando) Bolton y Guaidó.

 

No es muy difícil imaginar quiénes participaron en la elaboración de este paquete económico, y probablemente la respuesta llevará a algunos personajes que también participaron entusiasmadamente en la elaboración del plan económico que el golpista Pedro Carmona Estanga tenía a su disposición en abril de 2002.

 

Los golpes de Estado de derecha, como se demostró en Chile en 1973, necesitan de un “ladrillo” (así se le llamó en ese momento al programa económico de Pinochet) elaborado por equipos de economistas, donde deben destacar los nacidos en el país donde Estados Unidos ha planificado el golpe. En este caso, es altamente probable que entre estos autores del Plan Económico del golpista Carmona (11 de abril de 2002), estuvo uno de los amigos y pupilo de Ricardo Hausman, el economista Francisco Rodríguez.

 

Como demostración de la alineación de estos voceros con la estrategia imperialista, el gobierno estadounidense anunció el secuestro de activos externos de PDVSA y la asignación de las cuentas bancarias a favor del usurpador Guaidó. Se confiscaron ilegalmente más de 7 mil millones de dólares en activos de PDVSA y unos 12.000 millones de dólares en exportación de crudo. A cambio, Mike Pompeo anunció que le darán a Guiadó 20 millones de dólares destinado supuestamente a la ayuda humanitaria.

 

De seguro, el plan de Hausman estaba coordinado con el plan imperial, ya que éste declaró en agosto de 2018 que el rescate de la economía venezolana debe contemplar un financiamiento por unos 80 mil millones de dólares para los siguientes dos años, unos 20 mil millones en donaciones de los multilaterales (Banco Mundial, ONU, Banco Interamericano de Desarrollo) y unos 60 mil millones por parte del Fondo Monetario Internacional (5)..

 

La intervención militar y la deuda externa son dos mecanismos de invasión y consolidación del dominio imperialista, ambos mortíferos para los pueblos donde avanzan.

 

El petróleo como objeto de la confrontación

La política petrolera chavista, plasmada en la Ley de Hidrocarburos fue una de las principales, y más importantes, reformas nacionalistas y desarrollistas que se produjeron durante la primera etapa del gobierno de Hugo Chávez. Era la principal y la más fundamental, porque enfrentaba frontalmente el núcleo del patrón de acumulación del capitalismo dependiente venezolano: la captura y la distribución de la cuantiosa renta petrolera.

 

A pocos meses del primer gobierno de Hugo Chávez, los sectores conservadores, reaccionaron frente a esta osadía del proceso bolivariano. Igual actitud asumieron las clases sociales que dependían del latifundio frente a la Ley de Tierras (otra de las reformas medulares).

 

Los intentos para derrocar a Chávez, estaban motivados por las pasiones desatadas en los principales afectados: los capitalistas nacionales (o locales) y el capital trasnacional y sus Estados imperialistas. No se puede analizar la trama política que acompaña el avance del chavismo, sin considerar la particular lucha de clases que caracteriza esta economía capitalista dependiente y peotrolera.

 

Alí Rodríguez Araque siempre precisaba que la contradicción principal entre capital-trabajo, en nuestro caso y en nuestra época, estaba influenciada por la contradicción capital-tierra (recursos naturales) para destacar, de esta forma, la particularidad de nuestro capitalismo dependiente, cuya acumulación capitalista tiene una gran influencia de la renta petrolera.

 

Una de las vías para generar un proceso de distribución social de la renta entre los sectores populares y los sectores productivos nacionales, tenía como premisa principal el control de la fuente de generación y captura de la renta, vale decir: el control de la empresa petrolera estatal PDVSA.

 

A principios del gobierno de Chávez, la empresa petrolera estatal era resultado de una nacionalización que devino en la existencia de una Estado dentro del Estado, dado que PDVSA asumió la figura de una “corporación mundial” (definida así por su gerencia), donde ésta se convirtió en una casta sociopolítica alineada con los intereses del capital transnacional y con la política energética de los Estados imperialistas.

 

Era, por tanto, comprensible la participación de la alta gerencia corporativizada de aquella PDVSA, en la estrategia insurreccional de la derecha y en el golpe de Estado contra el gobierno nacionalista-popular de Hugo Chávez (elegido bajo las reglas electorales de la democracia burguesa). Dicha acción terminó en una derrota desastrosa para los promotores del llamado “paro” petrolero.

 

En conclusión: la toma de la colina del poder fáctico concentrado en PDVSA, por parte del gobierno bolivariano de Hugo Chávez, se logró en 2003, la acción insurreccional que implicó el sabotaje de la industria petrolera se encontró con una correlación de fuerzas altamente favorable al chavismo, con una intensa movilización popular y una depuración de los mandos militares.

 

El nacionalismo promovido por Chávez, la unidad cívico-militar y el alto nivel de conciencia de los sectores populares, doblegaron la estrategia de una élite cuya cultura despreciaba al pueblo trabajador.

 

Más de una vez, la estrategia de la derecha opositora (obedeciendo instrucciones directas del Norte) ha sido, en la práctica, una de las mejores aliadas del avance del chavismo. El gobierno de Chávez se apoderó del control del Estado paralelo y autónomo que se había instaurado en PDVSA desde su nacionalización, y de esta forma pudo emprender un proceso de distribución de la renta petrolera entre sectores sociales desfavorecidos e intentar financiar el desarrollo de un modelo económico que presentaba como alternativo.

 

Buitres y tiburones

La discusión sobre el posterior uso adecuado de ese excedente petrolero bajo control del gobierno y la fuga del mismo a cuentas del exterior, es un debate que está pendiente en la hoja de balance de la historia de los gobiernos chavistas.

 

Sin embargo, en esta oportunidad, lo que interesa resaltar son los actores que están detrás del botín que se está subastando, en este momento, entre las potencias imperiales. Ese botín es la República Bolivariana de Venezuela, no sólo sus recursos naturales sino también su institucionalidad política, es decir su existencia como nación soberana e independiente.

 

En esta piñata, el rol de los representantes del capital financiero es definitivo, aunque este protagonismo no se haga tan evidente. Por supuesto, otros componentes del capital transnacional coparticipan en este saqueo imperial, por ejemplo los carteles energéticos y el complejo industrial militar estadounidense y europeo.

 

El capital financiero lo podemos clasificar en capital financiero trasnacional y capital financiero local (nacional)

 

La calificadora Standard & Poor (S&P), por más de 23 años ha mantenido una calificación de riesgo-país absolutamente sesgada (desfavorable) políticamente. Desde que se inició el Gobierno de Chávez, para los analistas financieros y para la opaca metodología de evaluación de riesgo país de la calificadora, el objetivo real era descalificar políticamente una experiencia que iba contra los intereses del capital mundial.

 

Al mismo tiempo, dichas calificadoras se aprovechaban de la información que obtenían de las estadísticas oficiales, para usarla en la especulación financiera. Por supuesto, detrás de S&P y otras calificadoras de riesgo, están los grandes bancos de inversión, representantes de ese capital financiero mundial que ha dominando, desde mediados de la década de 1970, la lógica de acumulación planetaria.

 

Francisco Rodríguez, hasta no hace mucho representante del Bank of America en América Latina, y Ricardo Hausman son rostros intelectuales de los intereses del capital financiero internacional y de las Instituciones Financieras Internacionales (IFI) cuyo principales exponentes son el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

 

En territorio nacional, la banca local ha sido la custodia final y secuestradora de esta renta petrolera, permitiendo su trasvase masivo al exterior. Los grupos financieros nacionales, como Banesco y Banco Occidental de Descuento (BOD), y los trasnacionales como el BBVA, tuvieron una expansión exponencial sobre la base de la administración y concentración de la renta petrolera, facilitando su fuga al exterior.

 

Banesco llegó a superar a gigantes bancarios en España para adquirir bancos en ese territorio periférico de la Unión Europea, mientras que el BOD se focalizó en consolidar un monopolio bancario al mismo tiempo que fortalecía su influencia en las grandes decisiones financieras del gobierno, especialmente en la política cambiaria donde orientó sus esfuerzos en el desmonte del control cambiario.

 

El SITME ayer y hoy el Interbanex, son dos propuestas cambiarias que no salieron de las instituciones gubernamentales responsables de las políticas financieras y monetarias, sino de los núcleos de asesoría de la banca privada. Ya los banqueros no necesitaban estar en la presidencia del Banco Central ni en el Ministerio de Hacienda (hoy Finanzas) como lo hicieron en la IV República.

 

Con el poder que concentraron secuestrando la economía venezolana, aunado a la vocación negociante de algunos altos funcionarios gubernamentales y a la mediocridad en el manejo de la política económica, pudieron y pueden influenciar la política económica.

 

El gobierno chavista logra control sobre la administración de la renta petrolera en su captura y distribución primaria (PDVSA y el control cambiario), pero no establece mecanismos para evitar la fuga masiva de la misma al exterior y su uso eficiente en la transformación estructural. El gobierno tiene la vaca pero gran parte la leche termina en manos de la burguesía local que la utiliza para la exportarla hacia el sistema financiero internacional.

 

La fuga de capitales y el desmontaje del control cambiario (altamente ineficiente y corrupto), logró que el Estado venezolano perdiera control sobre el destino final de la renta petrolera y permitió al capital financiero nacional e internacional determinar su política cambiaria, al grado de establecer el tipo de cambio.

 

Al mismo tiempo, el capital financiero internacional, fue adecuando su estrategia de captura de la economía venezolana: los marchantes de la banca internacional, lograron venderle a PDVSA (comandada por Rafael Ramirez), al Ministerio de Finanzas y al Banco Central un instrumento financiero que, en sus diversas variantes, consistió en la emisión de bonos denominados en dólares y que podía ser adquiridos en bolívares.

 

Este instrumento y la descontrolada emisión de pagares para financiar la caja de PDVSA, terminaron siendo una de las sogas (sino la principal) que logró amarrar el cuello de la “revolución bonita”. Este mecanismo se conviertió en un eficiente viaducto que permite una veloz y cuantiosa fuga de capitales protagonizada principalmente por los Amos del Valle contemporáneos (el poder fáctico concentrado en Caracas). No es el único mecanismo de fuga, pero sí el más legitimado y descarado.

 

El golpe de Estado que está en proceso, es la coronación de una estrategia que cierra con el reparto del botín de los activos de PVDSA y demás riquezas del Estado Nacional. El éxito de la implantación del gobierno de transición y la imposición de un gobierno aliado, permitirá la aplicación de un programa económico que implicará un endeudamiento masivo. La deuda externa generada por un probable gobierno de derecha, se encargará de blindar las cadenas de dependencia y control de los recursos naturales.

 

No sólo el petróleo y los demás recursos naturales son la causa de la injerencia imperialista

Por otro lado, repetir que “lo que está detrás del golpe es sólo el petróleo” (y otras riquezas naturales) no solo puede ser una obviedad sino una terrible omisión. No se debe reducir el análisis del caso venezolano y el actual encono intervencionista del imperialismo estadounidense y europeo a la necesidad geoestratégica de controlar los yacimientos petrolíferos.

 

Es importante reconocer que la batalla que se libra en Venezuela es también una confrontación y contención de paradigmas que iban contracorriente con el status quo impuesto por el sistema de dominación del capital mundial. La batalla que se libra actualmente en Venezuela es también una confrontación geopolítica de carácter mundial.

 

Venezuela (gracias a la particular capacidad de Chávez de tejer alianzas internacionales) es un territorio de la nueva guerra fría. Lo que suceda en Venezuela no sólo pasa por Washington, sino pasa por Beijín y por Moscú.

 

Este análisis, que toca sólo uno de los factores estructurales de la economía venezolana, pretendió trascender los análisis macroeconómicos positivistas y neoclásicos que predominan tanto en las fuerzas de proimperialistas como en las fuerzas que se aglutinan en el polo izquierdo del espectro político venezolano (6), que se quedan en la superficie, acusando unos al gobierno y otros al bloqueo económico.

 

Omiten tanto el protagonismo de los actores, clases o poderes fácticos que determinan tendencias en la fragua de la lucha de clases, como a la características estructurales del capitalismo venezolano. No debe ser un análisis que se acota al diagnóstico, sino que debe permitir proporcionar pistas para la construcción de una estrategia de política económica transformadora.

 

Dentro de estas pistas o temas podemos resaltar el peso de la deuda externa, el control de capitales, el control de cambio, el disciplinamiento de la banca privada (¿regulación o estatización/nacionalización?), la necesidad de retomar la política petrolera original (no la que se desvió bajo la gestión de Rafael Ramírez). Al mismo tiempo, asumir una estabilización inflacionaria no regresiva ni recesiva.

 

Elementos que analizaremos más adelante y que deben ser parte de la agenda de las fuerzas del cambio radical.

 

Notas

[1] Ver, https://www.spglobal.com/platts/en/market-insights/latest-news/oil/012419-guaido-plans-citgo-leadership-shakeup-new-venezuela-hydrocarbons-law-sources

[2] Ver, https://twitter.com/frrodriguezc/status/1088145585457250305?s=03

[3] Ver, https://twitter.com/ricardo_hausman/status/1088869505072332801?s=20

[4] https://www.project-syndicate.org/commentary/venezuela-catastrophe-military-intervention-by-ricardo-hausmann-2018-01/spanish?barrier=accesspaylog

[5] https://www.elpais.com.uy/economia-y-mercado/necesitan-montos-record-eventual-plan-rescate-venezuela.html

[6] Es tan interesante (como desesperante) observar a voceros de los factores que conviven en el chavismo cómo se han visto embriagados por las concepciones y paradigmas económicos hasta ahora defendidos por la derecha. Es así como vemos que defender la liberación/flexibilización cambiaria, criticar la “emisión inorgánica de dinero” (además atribuirle como principal causa de la inflación), proponerse la meta del “déficit cero”, utilizar una política monetaria bipolar con inclinación a ahogar el crédito a través de la contracción, flexibilizar las condiciones a la inversión privada… se han convertido en la referencia frecuente tanto en autoridades económicas gubernamentales como ex-ministros.

Simón Andrés Zúñiga: Economista venezolano, integrante de la Sociedad de Economía Política Crítica (SER). Distribuido por el Centro latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, estrategia.la) 

fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=252035

Compartir este post
Repost0
4 noviembre 2018 7 04 /11 /noviembre /2018 14:42

 

Geografía libertaria versus geopolítica
 

Raúl Prada Alcoreza


Geografía libertaria versus geopolítica, emancipación versus dominación. Este es el desplazamiento y la ruptura epistemológica definida en geografía, la ciencia descriptiva del espacio, por parte de Milton Santos. Después de él la geografía brasilera ahonda en los tópicos territoriales, estudiando y analizando los movimientos social-territoriales, por Bernardo Manzano; después, por Carlos Walter, discípulo de Milton Santos, deslizándose más lejos, con una geografía que interpreta y participa en las huellas territoriales y en los espesores de la movilización social. Es esta geografía activa y comprometida la que convertido a la disciplina del espacio en una heurística y hermenéutica de los espesores territoriales y de los tejidos espacio-temporales-sociales.
 

En América Latina la academia no ha seguido estos pasos; más bien, se ha encasillado en el enfoque de una geografía inmovilizada en los mapas y en teorías obsoletas; esto es muestra de un desolado anacronismo a estas las alturas de la experiencia social y de la memoria social, que sedimentan espacios-tiempos, en los saberes corporales y populares. Peor aún, la institución que dice representar a las ciencias sociales latinoamericanas, se ha enquistado en el conservadurismo más recalcitrante de un saber estatal que se presume de “ciencia”, por el solo hecho de usar la geografía, las partes más elementales y esquemáticas, para avalar sus estrategias de dominación; hablamos de la geopolítica. Esto habla de a dónde ha llegado la crisis de las ciencias sociales.
 

La geografía libertaria, que viene de las caras tradiciones de la geografía, asume la descripción del espacio a partir de las composiciones de relaciones desplegadas. Los mapas de estas composiciones, la descripción espacial de estas composiciones y el conocimiento de las composiciones forman parte de la actitud y actividad emancipatoria. La geografía libertaria devuelve la descripción espacial a la fenomenología de la percepción y a la fenomenología corporal; la geografía vuelve a formar parte de la praxis creadora social. Haciendo del conocimiento geográfico un conocimiento vital, incidiendo en las interacciones entre sociedades humanas y territorialidades, Oikos y ciclos vitales.
 

La geopolítica, en cambio, es una “ciencia” – si se puede darle ese nombre, que le queda muy grande – de la dominación, la dominación sobre el espacio y que utiliza el espacio para la dominación. Insistir, en el siglo XXI, en hacer geopolítica, enseñar geopolítica, excusarse en la geopolítica, para justificar el modelo colonial extractivista del capitalismo dependiente de un “gobierno progresista”, es, nada más ni nada menos, que evidenciar el recalcitrante conservadurismo intelectual, que retoma el paradigma imperialista del siglo XIX, para hablar de lo que no entiende, del espacio-tiempo del planeta. La crisis de las ciencias sociales devela la profundidad de su crisis cuando acude a refugiarse en estos paradigmas obsoletos, tanto para comprender, entender, conocer e interpretar los fenómenos territoriales y planetarios, que ahora se leen desde la perspectiva ecológica; incluso son obsoletos para usarlos en las estrategias de poder y de guerra de la actualidad. Con lo que estas ciencias sociales no solo que han llegado al límite de su horizonte epistemológico, que ya sería mucho decir, pues no alcanzan tal cosa, sino que han retrocedido al umbral, al límite del anterior horizonte epistemológico.
 

Por otra parte, la crisis de las ciencias sociales también devela la crisis ética, moral e intelectual. Como ya no se tiene nada que decir, cuando lo único que se hace es repetir lo mismo, cuando las investigaciones sociales resultan intrascendentes, más cerca de tesis universitarias, para cumplir formalidades, y muy lejos de aportes al conocimiento y a las sociedades, se recurre a la sombra de caudillos, cuya apariencia primera fue de gesto populista y hasta contestatario, cuya realidad constatada es que son una comedia grotesca de lo que fueron los caudillos nacional-populares de mediados del siglo XX. Es más, cuando estos caudillos muestran patentemente no solo su apego al modelo colonial extractivista del capitalismo dependiente sino, siendo ya burguesía rentista, su vinculación con la hiper-burguesía de la energía fósil, con la burguesía mundial del capitalismo financiero y especulativo, el hacer de maestros de ceremonia en plena decadencia de un gobierno anti-indígena, inconstitucional – pues no ha cumplido con la Constitución, mas bien, la ha vulnerado sistemáticamente - y extractivista, manifiesta claramente los extremos de la decadencia intelectual.
 

La gravedad de esta crisis de las ciencias sociales y de la decadencia ética, moral e intelectual, es que se lo hace justo en el momento que se promulga la ley que levanta la intangibilidad del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Sécura (TIPNIS), contraviniendo la Constitución, violando y aplastando los derechos de las naciones y pueblos indígenas, además de los derechos de los seres de la Madre Tierra, consagrados en la Constitución; apoyándose en una consulta espuria, que no fue ni libre, ni con consentimiento, ni consensuada, ni informada, ni respetando las normas y procedimientos propios, establecidos por la Constitución. Sino una consulta chuta impuesta, hecha dolosamente y parcialmente, incluso con rapto de familias a cuarteles para que llenen el formulario de la encuesta.
 

Una rápida ponderación de la situación nos muestra que estas instituciones, que se hacen llamar y dicen representar las ciencias sociales en América Latina, no son más que agenciamientos concretos de poder, son dispositivos en los juegos de poder, tanto relativos al Estado, así como los juegos de poder relativos a la búsqueda de prestigio y al espectáculo de las ceremonias académicas.
 

Las sociedades alterativas, que son desenvolvimientos de la potencia social, aprenden de las experiencias de las luchas sociales, ahora, más que nunca, de la defensa de la vida. La intelectualidad comprometida con estas luchas, incansable crítica, es también la que aprende con los movimientos sociales anti-sistémicos, destruye paradigmas obsoletos y propone nuevas interpretaciones liberadoras para compartirla colectivamente.


fuente: https://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/geografia-libertaria-versus-geopolitica/

 

 

Dedicado a los y las común-istas que luchan por la recuperación de lo común, de lo que es de todos, lucha contra la expropiación privada y pública de lo común. A los común-istas que no requieren de un Partido Comunista para ser común-istas, pues el Partido no es propietario del común-ismo, es otro expropiador del común-ismo como subversión de la praxis. Tampoco la y el común-ista requiere ser marxista para ser común-ista, pues el marxismo ha terminado siendo una expropiación teórica de la potencia social.

https://dinamicas-moleculares.webnode.es/comuna/

Compartir este post
Repost0
4 noviembre 2018 7 04 /11 /noviembre /2018 12:01

Wallmapu

Autonomía, insubordinación y movimiento radical mapuche

 

Gilberto López y Rivas

 

El libro de César Enrique Pineda, "Arde el Wallmapu: autonomía, insubordinación y movimiento radical mapuche en Chile", UNAM-CIALC-Bajo Tierra ediciones (2018), es singularmente relevante en el ámbito de las investigaciones sobre movimientos sociales, pueblos originarios y procesos autonómicos; constituye un riguroso, fundado, comprometido y logrado esfuerzo teórico-empírico por adentrarse en una de las experiencias de lucha indígena más congruentes del continente: la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), movimiento del pueblo mapuche que, entre 1997 y 2003, protagoniza un proceso de disputa de tierras ancestrales y reivindicación de autodeterminación y autonomía, en una intensa confrontación con el Estado chileno, latifundistas y corporaciones transnacionales.

 

El trabajo, señala Pineda, se propone “recuperar, sistematizar y narrar la historia… (de) un actor colectivo sumamente polémico tanto para el propio movimiento mapuche como para la intelectualidad chilena; un sujeto demonizado por los medios de comunicación, categorizado como terrorista, grupo radical o subversivo por el Estado y los grupos dominantes de Chile”. Se intenta comprender los complejos procesos de producción de rebeldía e insubordinación, así como su posterior estabilización y disciplinamiento, ya que el Estado chileno, responde a este movimiento, con un agresivo y sofisticado proceso de desarticulación, de contención, de contrainsurgencia social y represiva que, entre 2003 y 2009, provocaría la contracción y el debilitamiento de la movilización mapuche y, posteriormente, el cierre del ciclo de lucha por la tierra y la autonomía.

 

 

El libro inicia con un prólogo de nuestro colega Raúl Zibechi, que es, en sí mismo, un reconocimiento a la valiosa aportación de Pineda; un trabajo de años, afirma, en el cual la experiencia directa, el conocimiento de las personas, comunidades y geografías, es uno de los aspectos más notables de una investigación comprometida y en absoluto neutral.

 

Pineda aclara el componente testimonial de su obra, que se explica desde un enfoque sociohistórico construido a partir de largas y numerosas entrevistas realizadas con presos mapuches en la cárcel y con activistas entrevistados en sus comunidades, el cual se contrasta y se pone en diálogo con lo expresado por varios historiadores y especialistas chilenos. A ello se suma, una extensa investigación hemerográfica y las correspondientes interpretaciones teóricas que proveen la base analítica de lo investigado, desde adentro, desde la lucha social, desde la perspectiva de los de abajo.

 

A partir de diversos procesos autonómicos en América Latina, coincidimos en el sentido de que la disputa por la tierra, el territorio y los bienes naturales, así como la autodeterminación, la autorregulación social y la autonomía, son luchas decisivas de nuestro tiempo. Asimismo, en que los pueblos originarios son el corazón de numerosas alternativas antisistémicas y de que, en los pasados 20 años, han demostrado una enorme capacidad sujética, de construcción de proyecto alternativo y resistencia frente a la desposesión, el desprecio y el colonialismo interno. Prueba en nuestro país, lo constituye el proceso político iniciado por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, a partir de 1994, y sus permanentes propuestas de articulación de luchas anticapitalistas.

 

Igualmente, muy acertadas las reflexiones finales en el sentido de que: “los entramados de parentesco, relaciones, afectivos, etnoproductivos, espirituales, simbólicos y materiales, con base en la forma social ‘comunidad’, están activándose y reactualizándose con los proyectos políticos indígenas, como resistencia y freno de las invasoras relaciones expansivas de la forma social ‘capital’, pero también como aspiración y práctica emancipatoria”. Totalmente de acuerdo en que, en los procesos autonómicos contemporáneos, los sujetos que los protagonizan sufren verdaderas metamorfosis en sus relaciones sociales, que los potencian como sujetos de cambio, como sujetos políticos otros.

 

Paralelamente, resulta benéfica su advertencia de no idealizar estos procesos. “Muchas veces, –señala el autor–, el tejido organizativo de estos movimientos se encuentra atravesado por el colonialismo ideológico, por numerosas contradicciones subalternas, por límites y errores peligrosos; en ocasiones, por sectarismos, esencialismos y milenarismos fundamentalistas; por una profunda fragilidad de sus estructuras frente a la guerra, la represión o la cooptación”. Sobre esto último, es posible observar, también en nuestro país, a organizaciones e intelectuales que han optado por apoyar la política neoindigenista del próximo gobierno, que se concretará con el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas.

 

En un entorno académico hegemonizado por el productivismo puntillista y extractivista, es gratificante que se publiquen libros para la lucha abajo y a la izquierda.

 

fuente: https://www.jornada.com.mx/2018/11/02/opinion/018a2pol#

enlaces relacionados:

https://es.wikipedia.org/wiki/Gilberto_L%C3%B3pez_y_Rivas

https://radiozapatista.org/pdf/libros/Pensar_las_autonomias.pdf

http://www.revistaandaluzadeantropologia.org/uploads/raa/n7/fazio.pdf

http://www.rebelion.org/mostrar.php?tipo=5&id=Gilberto%20L%F3pez%20y%20Rivas&inicio=0

 

 

Compartir este post
Repost0
1 noviembre 2018 4 01 /11 /noviembre /2018 21:44
Compartir este post
Repost0
21 octubre 2018 7 21 /10 /octubre /2018 19:35

 

por Raul Zibechi 


Cuatro revoluciones triunfantes hubo en América Latina en el Siglo XX: la mexicana en 1911, la boliviana en 1952, la cubana en 1959 y la sandinista en 1979. Tres de ellas fracasaron por implosión, cuando las fuerzas rebeldes no fueron capaces de orientar su triunfo en una dirección antisistémica. La cubana, la única que se mantiene en pie, ha conseguido importantes logros en salud y educación, pero no se puede decir que esté transitando un proceso emancipatorio.

 

Las revoluciones del Siglo XX en América Latina, confirman lo que nos han enseñado las veinte revoluciones triunfantes en el mundo, desde la revolución rusa de 1917 que cumple cien años, hasta la vietnamita y la china: que los pueblos, los trabajadores y campesinos pueden derrotar a las clases dominantes y al imperialismo.

 

Este es un tema mayor, ya que a lo largo de los últimos cien años se han producido revoluciones cada cinco o seis años, si contamos apenas las que llegaron al poder y se consolidaron. Si sumáramos además las que fracasaron en ese empeño, probablemente habría que duplicar la cifra total. En todo caso, comprobar que los pueblos pueden vencer, debe llenarnos de esperanza en estas horas de ofensivas de las derechas y retrocesos de las izquierdas.

 

Fracaso en el segundo paso

 

Como ha señalado en varias oportunidades el sociólogo Immanuel Wallerstein, las revoluciones han seguido una estrategia en dos pasos: primero tomar el poder y luego transformar la sociedad. Este segundo paso siempre ha mostrado mayores dificultades que el primero, al punto que tres revoluciones en nuestro continente se puede decir que estallaron desde dentro, por diversos motivos.

 

En el caso mexicano y el boliviano la falta de una dirección política unificada con claridad de criterios, ha sido una de las razones de que el empeño de millones se perdiera en los vericuetos del poder estatal. El caso nicaragüense enseña la combinación entre la presión exterior (que siempre está presente) y los límites del sandinismo, tanto políticos como éticos, para explicar el sonado fracaso de la más reciente revolución latinoamericana.

 

El caso de Cuba es más complejo. Los problemas no devienen de la falta de una fuerza política hegemónica, ya que la dirección encabezada por Fidel mostró siempre caminos concretos a una población que desde los primeros días estuvo dispuesta a seguir a sus dirigentes. Hay cuestiones estructurales que me parecen mucho más pertinentes y que explican las enormes dificultades para transitar un camino diferente al capitalista, del cual la isla parecía haberse apartado y que ahora parece querer retomar.

 

Los mejores momentos de la revolución, desde mi mirada actual, fueron los de la década de 1960, cuando el Che impulsaba relaciones sociales no capitalistas en el trabajo (apelando al trabajo voluntario) y en la vida cotidiana. Cuando se debatía si en las sociedades de transición la ley del valor debía regular la economía, así como las contradicciones entre mercado y plan, entre muchas otras. El Che apelaba siempre a la conciencia de los trabajadores para acotar los estímulos materiales que fomentaban, en su opinión, la reproducción del capitalismo. Junto a la revolución cultural china y los primeros años de la revolución rusa, la cubana representó los mayores intentos por trascender la realidad heredada.

 

En los casos mentados, el frenazo y posterior retroceso no se debió al imperialismo (que hizo su trabajo) sino a dificultades internas, que podemos establecer en un punto nodal: la mayor parte de la población se levantó porque vivía muy mal (guerras, hambrunas, represión, etc.), pero cuando empezó a vivir mejor, la potencia de la conciencia se fue desvaneciendo hasta quedar en una suerte de apoyo pasivo al sistema de Partido/Estado socialista.

 

Quiero poner el acento en la actitud de los pueblos más que en los supuestos errores de las direcciones de los partidos y del Estado, porque quienes decimos ser de izquierda y revolucionarios debemos aceptar que la historia la hacen los pueblos, no los caudillos. No quiero decir que la actitud de éstos no tenga importancia. Vaya si la tiene. Pero en última instancia, quienes pisan el acelerador o el freno en los procesos de cambio, son los pueblos, las clases y las generaciones más jóvenes.

 

La segunda cuestión a destacar es que las revoluciones han sido hijas de las guerras. En consecuencia, en el poder se instala un grupo dispuesto de forma jerárquica, integrado por hombres blancos ilustrados. Esa disposición del nuevo poder, imprescindible para ganar la guerra a las clases dominantes y al imperialismo/ colonialismo, es un obstáculo para avanzar en el sentido de una sociedad más igualitaria. Estamos ante un problema estructural que afectó a todos los procesos de cambio, de modo relativamente independiente de quiénes estuvieran al frente del aparato estatal/partidario.

 

Este grupo o partido de vanguardia es el que ha encabezado la reconstrucción de los poderes estatales, en general desarticulando o minimizando los poderes no estatales como los soviets, en el caso ruso, y las formas de poder popular en las otras revoluciones. En este punto, quiero tomar distancia de quienes atribuyen los fracasos a las corrientes que se hicieron con el poder (Stalin o Teng Siao Ping), ya que pienso que estamos ante una dificultad mayor, que se relaciona con la imposibilidad de pensar la emancipación más allá del horizonte estatal. Probablemente la disposición de las fuerzas vencedoras tenga alguna relación con esta cuestión que vale la pena reflexionar.

 

La tercera es que nunca hemos contado con una economía socialista y construirla se ha revelado mucho más difícil de lo imaginado. Una economía que no funcione en base a la división entre el trabajo manual y el intelectual, entre quienes mandan y quienes obedecen, entre ciudad y campo, entre producción y distribución. Considero que este es un punto muy delicado y muy oscuro en los debates actuales, pero también lo fue en la historia. Recordemos que Lenin defendía el taylorismo y el fordismo, que propuso que el socialismo consistía en “soviets más electrificación” y que hoy la mayor parte de la izquierda no puede ver más allá de la propiedad privada o estatal de los medios de producción.

 

No contamos en esta sociedad con una economía con impulso propio, auto-sustentable y capaz de reproducirse a sí misma sin la intervención de agentes externos al ciclo económico, como el Estado o el partido. Esta es una desventaja muy seria para los procesos de cambio. Sólo las economías comunitarias y la llamada economía solidaria están en condiciones de ofrecernos ejemplos vivos de otra economía posible, pero no son consideradas alternativas para la inmensa mayoría de las izquierdas y del campo popular.

 

La cuarta, muy relacionada a la anterior, es que la cultura hegemónica entre nosotros es la cultura del capitalismo y del patriarcado, y que cambiarla ha mostrado ser mucho más difícil de lo que creíamos. Una nueva cultura no se crea y recrea en poco tiempo. Pero, sobre todo, para que algún día llegue a ser hegemónica, aceptada como “sentido común” por las mayorías, se requiere de un largo proceso de décadas o siglos.

 

La quinta cuestión es que la clave de una sociedad es quién tiene el poder. En ninguna de las revoluciones el poder ha descansado, durante un período más o menos largo, en los trabajadores y los campesinos. Incluso en Rusia, el poder soviético fue efímero. Luego sobrevino la reconstrucción del Estado y del ejército rojo para frenar la contra-revolución. La cultura capitalista nació, lentamente, a partir de mediados del Siglo XIV, cuando la peste negra creó las condiciones materiales y espirituales para superar la cultura hegemónica bajo el feudalismo*. Sólo con los siglos y la sucesión de catástrofes, pudo convertirse en sentido común.

 

De las cinco cuestiones mencionadas, creo que la decisiva es quién tiene el poder. En general, se lo han apropiado los encargados de gestionar el Estado, dando nacimiento a una camada de gestores que no son propietarios de los medios de producción, pero los utilizan en su propio beneficio ya que los controlan a través de la gestión. A mi modo de ver, este es un punto ciego del pensamiento crítico, demasiado focalizado en la propiedad y muy poco en la gestión y en la división del trabajo.

 

A través del control de los medios que formalmente pertenecen al Estado y del control del aparato estatal, los gestores se apropian de los excedentes generados por los trabajadores. No hace falta tener la propiedad, con tener la gestión alcanza para formar parte de una clase explotadora. La realidad de los fondos de pensiones, que tienen infinidad de pequeños propietarios pero son dirigidos por gerentes que ganan fortunas, debería movernos a investigar y analizar esta nueva realidad del capitalismo que no conocieron ni Marx ni Lenin. A propósito, Mao escribió durante la revolución cultural acerca de la nueva burguesía que estaba naciendo bajo el poder rojo, sin necesidad de ser propietaria ni de la tierra ni de las fábricas.

 

En apretada síntesis: se puede tomar el poder, pero los pasos siguientes son mucho más difíciles y hasta ahora nadie en ningún lugar ha conseguido crear una sociedad como la que seguimos imaginando, soñando y deseando.

 

El papel de los movimientos sociales

 

En los últimos años los movimientos vienen creando espacios en los que ensayan culturas diferentes a las hegemónicas. Eso supone un cambio radical, ya que en esos espacios se experimentan relaciones sociales de nuevo tipo, en general diferentes al capitalismo. Me refiero al Movimiento Sin Tierra de Brasil (MST), a los diversos movimientos organizados en Vía Campesina, así como colectivos afrodescendientes en Brasil (quilombolas) y en la costa Pacífico de Colombia (sobre todo el Proceso de Comunidades Negras), y diversas comunidades indígenas rurales andinas y urbanas como Cherán, en México.

 

Una característica de estos movimientos es la territorialización, la toma/recuperación de tierras donde establecen comunidades que cultivan la tierra, a veces de modos no convencionales, o sea sin agrotóxicos. Lo hacen en forma cooperativa o colectiva por ayuda mutua, en tierras familiares o comunes, donde debaten en asambleas los modos de organizar la producción y la distribución.

 

Una característica notable es que han logrado implementar escuelas y clínicas de salud autogestionadas en esos mismos territorios. En algunos casos, como el MST, la cantidad de espacios de educación es notable: 1.500 escuelas que funcionan en los asentamientos, con pedagogías propias y docentes del movimiento. No son experiencias marginales, sino una parte del mundo nuevo que ya está naciendo y que probablemente se vaya consolidando a lo largo del tiempo.

 

Los medios de comunicación alternativos, comunitarios o autogestivos, son otra de las notables experiencias populares. En Argentina la Asociación de Revistas Culturales Independientes Autogestivas (ARECIA) afirma que en su último censo encontró casi 200 publicaciones en papel y digitales que generan trabajo para 1.500 personas y cuentan con 7 millones de lectores. Detrás de ellas hay centros culturales, cooperativas de trabajo y organizaciones sociales. No son medios marginales, ya conforman una masa crítica que ha logrado posicionar la desaparición de Santiago Maldonado en la sociedad argentina, entre otros logros.

 

Los movimientos actuales tienen, por lo tanto, una importancia estratégica. En ellos se foguean y forman cientos de miles de militantes, que están practicando una cultura diferente a la hegemónica. De modo que crean las condiciones materiales y culturales de la revolución, algo que no sucedió en procesos anteriores que debieron comenzar casi de cero (salvo el caso de las zonas rojas chinas), antes de la destrucción del aparato de poder de las clases dominantes.

 

La revolución zapatista

 

En cinco regiones de Chiapas, más de mil comunidades que agrupan entre 200 y 300 mil personas, organizadas en 35 municipios y cinco juntas de buen gobierno, están construyendo un mundo nuevo, con sus formas de poder, su justicia, sus espacios de auto-gobierno comunitario, municipal y regional.

 

Se trata de la primera revolución que desafía la trayectoria en dos pasos de las revoluciones anteriores y se diferencia de ellas por lo menos en cuatro aspectos: el papel central lo juegan las comunidades, las mujeres son protagonistas de igual nivel que los varones, se han construido poderes no estatales (que no son calco y copia del Estado, sino que se inspiran en la rotación comunitaria) y han descartado la guerra, aunque van a defenderse si los atacan.

 

Creo que el proceso zapatista parte de los límites que habían mostrado las revoluciones anteriores y se propone tomar otra dirección, bien diferente a las que conocimos desde el poder soviético. Quiero expresar una aproximación a esa realidad en tres puntos.

 

Uno. Estamos ante poderes de nuevo tipo, que no se parecen a los soviets (parlamentos obreros) pero pueden tener algo en común con las comunas chinas. Lo más destacable es que la lógica y la cultura comunitaria es la que moldea y modela todos los espacios de poder. Las juntas de buen gobierno rotan semanalmente, imparten justicia en base a los mismos criterios de las comunidades, no forman una burocracia civil y militar, que es el núcleo de los Estados, sino formas de poder no estatal que funcionan desde hace más de una década y no se han burocratizado ni han sido usurpadas por el partido.

 

Dos. Han construido una sociedad otra, con todos los atributos que tiene una sociedad, desde la educación y la salud hasta la producción y la distribución en formas diferentes a las hegemónicas. Tienen bancos que hacen préstamos a las bases de apoyo y han logrado poner en pie un sistema económico que se sostiene y reproduce, y en el cual los trabajos colectivos (que practican desde hace ya 30 años) son el motor de la autonomía, que es la seña de identidad que caracteriza al zapatismo. Autonomía de todos y todas en todos los niveles, desde la comunidad hasta el caracol, desde la familia hasta las cooperativas de mujeres, desde la salud hasta la educación, todo es autonomía.

 

Tres. No hay un grupo de varones blancos ilustrados al timón de mando. El grupo que llegó a la selva Lacandona (miembros de las FLN), se colocó pronto por debajo de las comunidades, al servicio de las bases de apoyo. Ese proceso se profundizó a comienzos de la década de 2000, cuando decidieron crear las juntas de buen gobierno y dejar al ejército como instancia de defensa y vigilancia, pero sin intervenir e interferir en los asuntos de las autonomías.

 

No van a extender este proceso a punta de fusil, porque implica crear un aparato estadocéntrico y, sobre todo, porque las comunidades no quieren la guerra. El marco de su revolución no coincide con las fronteras del Estado-nación. Hacerlo así sería, como menos, una concepción colonial. No aspiran a gobernar a otros y otras, sino impulsar el autogobierno más amplio de todos y cada uno de los pueblos y grupos oprimidos.

 

Por último, la transición hacia un mundo nuevo, nos enseña la historia, demanda siglos. Así fue la transición de la antigüedad al feudalismo y de éste al capitalismo. En esa transición, algunas experiencias como la zapatista, y probablemente los asentamientos sin tierra, serán recuperadas en algún momento por sectores más amplios. Algo así sucedió con los burgos democráticos y autónomos en la edad media y con la “marca germánica” en los siglos posteriores a la caída del imperio romano.

 

Puede parecer poco, pero lo mejor que podemos hacer para impulsar la revolución en América Latina, es crear, potenciar, difundir y sostener experiencias de base, abajo y a la izquierda, como las que –en mayor o menor grado de extensión- existen ya en nuestro continente.

 

 


* Raúl Zibechi (Montevideo, 1952) es periodista, escritor y activista uruguayo, columnista del diario La Jornada de México. Texto publicado en Revolución. Escuela de un sueño eterno. Cuadernos Relámpagos. Negra Mala Testa, Argentina.

 
fuentes:

http://lanzasyletras.org/2018/10/02/por-que-aun-tiene-sentido-hablar-de-revolucion-en-america-latina-escribe-raul-zibechi/

http://contrahegemoniaweb.com.ar/por-que-aun-tiene-sentido-hablar-de-revolucion-en-america-latina/
 

Compartir este post
Repost0
4 octubre 2018 4 04 /10 /octubre /2018 00:14

 

Nicaragua: Solidaridad sin fronteras con las luchas compañeras!

 

"Lo màs revolucionario que una persona puede hacer 
es decir siempre en voz alta lo que realmente està ocurriendo"

Rosa Luxemburgo

 

Los sucesos represivos en Nicaragua hacen caer cantidad de màscaras màs allà de las fronteras nacionales, sus esperpènticos gobernantes y los sicarios que comandan haciendo uso y abuso de una historia, ideales y banderas que hacen dècadas han dejado de respetar y representar.

 

Es vergonzante presenciar esta tragedia contra un pueblo que decidiò autoconvocarse para dejar de ser instrumento de la ambiciòn y la farsa de la mala hierba ortiguista. Mucho hay para analizar y decir al respecto, màs aùn para escuchar si se quiere oir a las voces compañeras que desde el corazòn mismo de esas luchas y padeceres, surgen y se difunden cada dìa por innumerables canales de comunicaciòn solidaria a nivel internacional.

 

Voces compañeras de siempre, con sus mensajes llamando con urgencia a la denuncia y la solidaridad, al acompañamiento y la contraimpunidad, para que no triunfe esta comparsa de disfrazados atornillados al poder despòtico tras un libreto desgastado y negado por sucesivos hechos concretos de corrupciòn, de cretinismo y ahora de criminalidad con la que irremediablemente ha de ser el capìtulo final de una farsa tremenda que ha hecho uso y abuso de las mejores luchas de liberaciòn protagonizadas por la Revoluciòn Sandinista. Esa misma revoluciòn y muchos de sus protagonistas que han sido vendidos y traicionados por la actual mafia que ocupa el control gubernamental.

 

Eso NO es izquierda, o por lo menos con toda seguridad ese aparato NO tiene nada que ver con los ideales de liberaciòn nacional y social por las que vivieron y cayeron con dignidad Sandino y todas las generaciones en lucha contra todo tipo de opresiòn y explotaciòn.

 

No es la primer revoluciòn traicionada y copada por una banda de oportunistas ambiciosos de poder. Ojalà sea la ùltima. Tal vez la lucha actual en Nicaragua, signifique el final de la mentira institucionalizada tras la teatralidad y el cartòn pintado, usufructuando historias y figuras ejemplares de los pueblos que no les pertenecen y a quienes no representan, por el contrario antagonizan de la peor manera.


Estos dèspotas con su falso progresismo son los que realmente constituyen la màs eficaz y perversa maquinita de contrarrevoluciòn.

 

Quienes, sino ellos han deformado los ideales y desviado el rumbo en beneficio de sus propios intereses y de no pocos derechistas asociados.

 

Quienes sino esta lacra usurpadora de historias y banderas, son realmente los “funcionales” a la derecha y el imperialismo.

 

Quienes ahora con un baño de represiòn sangrienta, persiguiendo y encarcelando sin el màs minimo respeto por el pueblo, por la juventud, por cantidad tambièn de autènticos Sandinistas, sì Sandinistas con mayùsculas por su historia, pero fundamentalmente por la vigencia de su compromiso con los ideales que defendieron siempre y que hoy les conduce nuevamente a las calles y la rebeldìa. Justamente en nombre de aquellos ideales defendidos durante las luchas antidictatoriales cuando las banderas rojinegras eran sìmbolo de liberaciòn y no de opresiòn, simbolo de libertad y no de despotismo, simbolo de justicia y no de nuevos privilegios mafiosos.
Un honor que estas voces y voluntades compañeras del Sandinismo rebelde y libertario, formen parte de las primeras filas de las luchas populares de hoy.

 

Por eso ahora es cuando hay que responder alto y claro, sin vueltas ni medias palabras, sin demoras ni silencios vergonzantes, hay que levantar la Solidaridad activa y sin fronteras, la denuncia de todos y cada uno de los actos de barbarie que se estàn cometiendo contra el pueblo en lucha.

 

No han faltado las mejores voces de personas reconocidas por su lealtad antiimperialista y anticapitalista, que sin dudas y con todo coraje salieron tambièn autoconvocados y llamando a la solidaridad, denunciando la indignidad de esta farsa siniestra y criminal que ahoga Nicaragua. Compañeros y compañeras de probada trayectoria revolucionaria de distintos rincones de nuestrAmerica, desde Chile y Uruguay, desde Argentina y Mèxico, desde distintos sectores de las luchas populares vigentes en nuestro continente; han ido sumando sus declaraciones de terminante rechazo a la represiòn desatada bestialmente contra la rebeldìa nicaraguense.


Y son estas voces solidarias que responden a las otras voces compañeras resurgidas desde el fondo de aquellas magnìficas luchas sandinistas de liberaciòn, las que acuden solidariamente una vez màs por màs liberaciòn, por màs justicia y nuevamente contra toda forma de opresiòn y explotaciòn.

 

NO son las luchas, las convocatorias y las solidaridades compañeras las que “le hacen el juego al enemigo”…
NO señores de la ponzoña aparatista y burocràtica de ciertos Estados en vias aceleradas de deformaciòn y descomposiciòn hacia el capitalismo.

 

NO señores que representan los restos de los parques jurasicos estalinistas y que prontamente han salido a denigrar y ensuciar la rebeldìa popular autoconvocada en lucha para liberarse y ser dueños de su propio destino, sin buròcratas ni traidores, ni sicarios criminales.


NO señores y señoras escribas al servicio de aparatos estatales y partidarios, sus colaterales y satèlites institucionales sostenidos como poleas de transmisiòn verticalista, sus foros manipulados y controlados, amordazados descaradamente.

 

NO señores del repugnante patriarcado, de las religiosidades misògenas y siempre complices de los poderes de turno.

 

NO señores de las derechas y del imperialismo, sus medios de prensa que por supuesto aprovechan siempre el descontento popular para sacar provecho propio y fundamentalmente lograr un recambio propio.

 

NO señores del izquierdismo en alquiler al mejor postor, que con justificaciones y delirios de mariscales de la geopolìtica mundial, no dudan en dejarse monitorear por ayatolas, hegemonistas en disputas interimperiales o cualquier fuerza pregonera “del capitalismo bueno”.

 

NO señores y señoras NO! NO pasaràn las infamias, ni los silencios còmplices, ni las acusaciones inquisitoriales.


Una vez màs son Uds quienes traicionan luchas y pueblos por servir aparatos y estados degradados.

 

Una vez màs son Uds quienes le hacen el juego al imperialismo y los enemigos de los pueblos en lucha, una vez màs los mariscales de la derrota son funcionales al enemigo. Asì les va a ustedes de mal en peor. Pero mientras tanto son las gentes explotadas y oprimidas las que siguen pagando el precio de traiciones y derrotas.

 

SON USTEDES QUIENES HACEN EL JUEGO AL ENEMIGO. Una vez màs, que no es la primera ni la ùltima vez. 


Y con toda seguridad esta vez tampoco la historia los absolverà. No faltarà ocasiòn para enumerar las experiencias històricas de traiciòn a las mejores expresiones de luchas y contrapoder, històricas y otras recientes, donde con estas mismas retòricas de la claudicaciòn y el engañoso pragmatismo, demolieron de las peores formas las mejores alternativas y sus màs dignos protagonistas. 

 

Sandino no està tan abandonado como pudiera parecer. Su pueblo ha vuelto a autoconvocarse para luchar. 

 

Que la solidaridad sin fronteras, sin patrones, buròcratas ni traidores, se exprese y actùe para fortalecer la autodeterminaciòn y la independencia de esta nueva lucha de liberaciòn del pueblo nicaraguense.

 

Ahora es cuando! La solidaridad suma y sigue.

 

Red Latina sin fronteras   
Octubre 3 del 2018
redlatinasinfronteras.sur@gmail.com

 

 

fuente:  https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2018/10/03/nicaragua-solidaridad-sin-fronteras-con-las-luchas-companeras/


enlace relacionado:    

Recopilaciòn de notas, entrevistas y denuncias
 https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/category/nicaragua/


otros puntos de encuentro:   

http://redlatinasinfronteras.blogspot.com 


     https://twitter.com/#!/RedLatinaSinFro

 

 

Compartir este post
Repost0
2 octubre 2018 2 02 /10 /octubre /2018 15:54

 

 

Como conocer la realidad para transformarla por la praxis: una aproximación a la construcción del conocimiento popular


https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2018/10/02/una-aproximacion-a-la-construccion-del-conocimiento-popular-cambio-social-buen-vivir/

Compartir este post
Repost0
13 septiembre 2018 4 13 /09 /septiembre /2018 16:09

 

 

 La CGT ante la creación del Sindicato OTRAS
 
Comunicado del Secretariado Permanente del Comité Confederal de la CGT
http://www.rojoynegro.info

 

Ante el revuelo social que ha suscitado la constitución de una organización sindical de “Trabajadoras del Sexo” (OTRAS) y las afirmaciones que, desde diferentes ámbitos, se han realizado en cuanto a la posición de la CGT al respecto, desde el SP del Comité Confederal de CGT, tenemos que manifestar lo siguiente:

 

1º.- La CGT no entra a valorar la conveniencia o no de la constitución de otras organizaciones totalmente ajenas a la nuestra.

 

2º.-  Las afirmaciones realizadas estos días desde diversos medios de comunicación, así como el trabajo que hemos realizado desde CGT, nos generan graves dudas sobre cuáles son los fines reales de “OTRAS” y los intereses que les mueven, cuando se ha detectado que algunas de las personas que promueven dicho sindicato tienen claros vínculos empresariales, lo cual es absolutamente contrario a los intereses de cualquier organización sindical y, por supuesto, de la nuestra. El núcleo de este sindicato encuentra sus raíces en Aprosex, que imparte formación, previo pago, a mujeres que se quieren instruir en el mundo de la prostitución, mediante la organización de cursos que van de los 45 a los 90 € euros. 
Según trasciende de la información publicada en Diario16, han comprobado en el registro mercantil que una persona de las promotoras del sindicato, directora y representante de APROSEX, y Secretaria General de OTRAS, tiene inscrita como administradora una empresa de fontanería e instalaciones eléctricas con el nombre de Joaquín & Borrell Terrassa S.L. que, si bien ahora está inactiva, desde su creación en 2005 hasta el año 2010 en el que se declaró inactiva, facturaba unos 500.000€ al año. Según la información de Diario 16, además de representar al sindicato y formar a prostitutas, se presenta como “asesora sexual”, lo cual podría resultar incompatible con una actividad en el campo de la fontanería que le permitiera facturar todo ese dinero en un año.  

  
 
El trabajo de investigación realizado por el Diario 16 nos dice que, comprobando los metadatos de la Web de “Aprosex”, aparece una nueva empresa, con el nombre de SeoEstilo. Esta empresa, según el registro mercantil, se creó en 2011 y es la propietaria de todas las webs que comparten la IP con Aprosex. Tanto la empresa de fontanería como la de informática tienen su sede social en Terrassa. SeoEstilo factura aproximadamente 10 millones de Euros a pesar de no llevar más que la gestión de 9 páginas webs, dos de ellas sin ánimo de lucro. 

 

La CGT quiere dejar claro que está en contra del proxenetismo y de la “Trata de blancas”. El  que CGT haya reconocido la sentencia del Tribunal de Justicia de Luxemburgo dictada en 2001, no quiere decir que aceptemos la Trata de personas, sino todo lo contrario, queremos que sea perseguida y manifestamos nuestro rechazo a la explotación sexual, especialmente de las mujeres inmigrantes, pues constituyen uno de los colectivos más vulnerables.

 

En la CGT nos gustaría que las relaciones de todo tipo entre los seres humanos no tuvieran que verse sometidas a intercambios comerciales de ningún tipo y que por lo tanto el trabajo sexual no existiera. Nos gustaría que desaparecieran las relaciones de trabajo sometidas a las leyes del mercado y que dejaran lugar a la auto-organización y a la autogestión. Pero mientras tanto, necesitamos derechos que nos protejan frente a los abusos del capital, ya que como bien consideran las compañeras abolicionistas "la prostitución es el violento punto de unión entre el patriarcado y el capitalismo". 

 

Madrid, 12 de Septiembre de 2018

Secretariado Permanente del Comité Confederal de la CGT

Rojo y Negro es el vocero de la Confederación General del Trabajo(CGT), una asociación de trabajadores y trabajadoras anarcosindicalista, de clase, autónoma, autogestionaria, federalista, internacionalista y libertaria.

 

fuente:

http://www.rojoynegro.info/articulo/ideas/la-cgt-ante-la-creaci%C3%B3n-del-sindicato-otras

Compartir este post
Repost0